Lantau, la isla budista de Hong Kong

Lantau, la isla budista de Hong Kong

Mi primera vez en el continente asiático. Estoy entusiasmada. Qué diferente es todo, me impacta más de lo que pensaba. Las tiendas, la comida, la cantidad de gente que hay por las calles, los edificios en construcción sujetos con palos de bambú… Y yo que creía que en Hong Kong todos hablaban inglés…¡qué equivocada estaba!

Cuando piensas en viajar a Hong Kong, te imaginas una ciudad enorme con grandes rascacielos. Y en efecto, los rascacielos abundan. Pero lo que no te imaginas es que existe una isla llena de vegetación donde no hay ni un edifico alto: Lantau.

Para llegar a la isla hay que coger la línea 3 del metro en dirección Tung Chung y Disneyland Resort. Una vez allí, hay que subir a un teleférico que te lleva a uno de los puntos más altos de Lantau. Desde la cabina se divisa el aeropuerto de Hong Kong. Un trozo de cemento enorme que fue ganado al mar para poder así tener más terreno para su construcción.

Tras un viaje espectacular de aproximadamente media hora donde tienes unas vistas increíbles de la isla, llegas al destino esperado. He de decir, que el paisaje desde el teleférico merecen la pena y el viaje es normalmente agradable, si bien, nosotras tuvimos la mala suerte de que nos entrara una avispa en la cabina y estuvimos bastante agobiadas pensando que nos podía picar en cualquier momento.

¿Y qué nos espera al llegar arriba? El famoso Buda Tian Tan. Una estatua gigante de 34 metros de altura y 250 toneladas de peso, el Buda sentado más grande del mundo, corona el monte Ngong Ping. Está sentado sobre una hoja de loto, rodeado de pequeñas figuras que representan la inmortalidad.

Antes de visitar el Buda, no olvidéis entrar en el Monasterio de Po Lin, el templo budista más importante de Hong Kong. Para los budistas, es muy importante rezar cuando entras en el templo, portando en la mano un palito de incienso ardiendo, que luego se deposita en pequeños altares donde pueden también dejar ofrendas de frutas o flores. Cuando entras en el templo, sientes que el olor a incienso te deja como sedado. Hay un ambiente tranquilo y místico. Pequeñas estatuas doradas y mucho colorido. Los monjes sentados en el suelo rezando, con sus túnicas amarillas o naranjas dan sentido a esta visita. Al salir del templo, tienes una sensación de relajación dentro de ti.

Para llegar al Buda hay que subir más de 250 escaleras. Cuando estás abajo ves lo empinada que está la subida y ¡piensas que no serás capaz de subir! Pero poco a poco y parándote de vez en cuando, se sube sin problemas.

Una vez en lo alto, las vistas son preciosas. Toda la isla desde arriba, tan verde, y el mar. Merece la pena subir, no os lo penséis. La estatua de Buda es tan grande que se aprecian todos los detalles y a su lado, yo parezco tan pequeña… Se puede entrar a la sala que se encuentra en el interior del Buda, yo entré, pero creo que realmente no merece la pena. Simplemente hay una exposición permanente.

Cuando estéis listos para regresar, si tenéis hambre o ganas de comprar algún souvenir, podéis hacerlo en la Ngong Ping Village, un pueblecito creado únicamente para turistas. Donde puedes incluso hacerte fotos con caricaturas de cartón o dar clases de kung fu. Este “pueblo” está muy orientado al turismo y a mí personalmente, no me gustó; de hecho, si quieres comer barato, es mejor que lo hagas en el centro comercial que hay cuando vuelves a bajar con el teleférico. Pero es el camino obligatorio para volver así que, ¿por qué no pasar por lo menos un rato divertido haciéndose fotos graciosas? ¡Eso hicimos!

Cuando regresamos en el metro a Hong Kong, deseando llegar al hotel para descansar, las imágenes del Buda de la isla de Lantau no se nos quitaban de la cabeza. ¡Visita imprescindible!

¿Quieres organizar tu viaje por libre?

Si quieres hacer este viaje por tu cuenta, puedes planificarlo aquí:

✈ Consulta las mejores ofertas de vuelos.

🏨 Aquí tienes los mejores hoteles y alojamiento barato recomendado.

🚗 Alquila el coche al mejor precio, comparando entre las mejores compañías aquí.

⛵ Contrata aquí las excursiones con guía en español recomendadas por los viajeros.

🚕 Contrata desde aquí los traslados al aeropuerto fácilmente.

✏ Encuentra aquí las mejores guías de viaje en papel.

Si tienes alguna pregunta o necesitas ayuda para planificar tu viaje, déjame un comentario al final del post y te responderé encantada lo antes posible.

¿Te ha gustado el post? ¡Dale 5 estrellas!
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (2 votes, average: 5,00 out of 5)
Cargando…

No te la juegues, Viaja Seguro

¿Estás planificando tu viaje y no tienes seguro?

Más vale prevenir que curar (¡te lo digo por experiencia!). Por ser lector de Mindful Travel tienes un 5% de descuento en cualquier seguro de viaje IATI. Consigue el descuento contratando el seguro desde aquí (o pinchando en la imagen).

Seguro de Viaje

Suscríbete al Newsletter
Recibirás las últimas novedades, contenido exclusivo e inspiración para tus viajes. ¡Es gratis!

Si te ha gustado este post, te puede interesar:

4 respuestas a “Lantau, la isla budista de Hong Kong”

  1. overseas dice:

    Habia leido mucho de Hong Kong, pero no tenia ni idea de este sitio. Muy interesante y las escaleras imponen!

  2. […] monumentos únicos, barrios con tradiciones muy arraigadas, e islas repletas de naturaleza, como la isla budista de Lantau. Y si vas en familia, ¡hasta puedes visitar Disney Hong Kong! La gastronomía es deliciosa y como […]

  3. […] No te pierdas Postales desde Hong Kong y Lantau, la isla budista de Hong Kong. […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Únete a la comunidad viajera. ¡Ya somos más de 300 mil viajeros!