No necesitas ganar la lotería ni haber heredado de un familiar lejano para ahorrar viajando